Rita Gnutzmann - Vida, obra y compromiso político

Parecería fácil alegar aquí que Rayuela no tiene nada que ver con un compromiso político, ni de su autor, ni de los personajes que en ella se mueven. Sin embargo, el compromiso sociohistórico es tan importante para el escritor que no debe ser olvidado. Aunque el propio Cortázar suele insistir en que, hasta 1963 –es decir, escrita ya Rayuela-, a raíz de su viaje a Cuba, no tomó conciencia de la realidad latinoamericana, ello es cierto sólo en parte. El compromiso político no le llegó como una caída del caballo, sino que fue preparado desde mucho tiempo antes.

A través de la poesía de García Lorca toma conciencia de la situación política en la España de la Guerra Civil y, naturalmente, se pone a favor de la República; y poco después, critica el nazismo que abrasa el continente europeo.

En 1945 participa activamente en la ocupación de la Universidad de Cuyo, en la que ejerce como profesor, contra el peronismo, lo que le cuesta una breve detención.

Por razones políticas, por una parte, y personales por otra, al sentirse sofocado en la sociedad argentina estancada, lo mismo que le sucede a Horacio Oliveira, el protagonista de Rayuela, decide hacer en pocos meses todos los exámenes oficiales de traductor y, en noviembre de 1951, con una beca del gobierno francés, se embarca para Francia.

En los años cincuenta toma conciencia de la lucha argelina por la emancipación, y, en 1957, comienza a interesarse por la lucha guerrillera en Cuba.

Recientemente, la crítica ha dejado de repetir la afirmación de que el primer texto firmado con su nombre, el poema dramático Los reyes (1949), era un mero ejercicio estilístico. En realidad, Cortázar invierte el mito y lo politiza: el Minotauro resulta ser lo positivo en el hombre y Minos y Teseo el poder y la represión: “Teseo: ‘Ya ningún monstruo vivo’; Minos: ‘Sólidos, nuestros tronos’”.

El compromiso de Cortázar es más el resultado de su conciencia y actitud humanísticas que del choque de una situación política concreta:

“La novela revolucionaria no es solamente la que tiene un contenido revolucionario, sino la que procura revolucionar la novela misma, la forma novela, y para ello utiliza todas las armas de la hipótesis de trabajo, la conjetura, la trama pluridimensional, la fractura del lenguaje”

Para Cortázar, el efecto sobre el lector y el cambio en éste es el máximo objetivo del escritor; su literatura debe ayudar a este efecto, a crear “el hombre nuevo”, el hombre emancipado, por un lado, sociopolíticamente, y liberado de sus prejuicios y convencionalismos interiores, por otro.

¿Qué tiene que ver Rayuela con el compromiso político? Rayuela es un mojón en la evolución del autor, un momento de discusión consigo mismo que luego le ayudó a descubrir un horizonte históricamente más amplio. El mismo lo declaró a González Bermejo: “Sin todo lo que traduce Rayuela yo no habría podido dar este paso que me llevó bruscamente a descubrir, a través de la Revolución Cubana, una América Latina…” ¿No dicen ya Oliveira y Morelli en Rayuela: “mi salvación… tiene que ser también la salvación de todos, hasta el último de los hombres”?

Rita Gnutzmann. “Rayuela. Julio Cortázar”. Guías de Lectura Alhambra. Editorial Alhambra. Madrid, 1989. 149 páginas.

2 comentarios:

r4ciel dijo...

Hola, encontré tu texto por casualidad, yo buscaba un motivo por el que Ricardo Carpani haya retratato a Julio Cortazar, por un trabajo para la facu.
Solo queria agradecer tu posteo, porque me encanto leerlo,siempre empiezo un texto y por lo general me aburro, pero la verdad que tu manera de escribir me encantó, por eso pense que debia darte las gracias, bueno ;) gracias!!!

Armorius dijo...

Hola, r4ciel. Gracias por tu comentario. La mayoría de los textos en este blog no me pretenecen, sólo hago de copista, de ahí el nombre del blog. Este en concreto es de Rita Gnutzmann, una investigadora de la Universidad del País Vasco que escribió la guía de lectura de Rayuela de la que está tomado el texto, lo editó la editorial Alhambra, y hoy en día sólo puede conseguirse como libro de segunda mano. A pesar de su brevedad, o quizás gracias a ella, es uno de los mejores libros que he leído sobre Rayuela. Un saludo.